Indígenas celebran la primavera con un ritual ancestral en los Andes bolivianos