La erupción del volcán islandés se convierte en un atractivo para los visitantes más atrevidos