El mensaje de un niño sirio refugiado inspira al checo Rosicky para seguir jugando