Los números de la declaración de Manolo montan una verbena