Adolfo Masyebra consigue lo imposible al hacer que Dani Martínez beba vinagre pensando que es zumo de piña