Daniela, de diez años, muestra su garra y su arte como bailaora y saca el lado más flamenco de Paz Padilla