Risto a Edurne, tras su preocupación más surrealista: “Cariño, te has puesto roja”