Estefanía Galera combina la magia con la emoción y acaba llorando tras su actuación