La inquietante actuación de Lynch convence al público, pero no al jurado