Iván Asenjo, espadas y magia en tacones con una espectacular puesta en escena