Jordi García demuestra que cuando cantas desde el corazón el éxito está garantizado