Lisbet y Bárbaro fusionan la música y la danza en un mismo número: tocan el violín mientras hacen acrobacias