Un “fallo de motor” tiene colgada a Luana Cayres de su pelo más de lo previsto y “enturbia” su arriesgada actuación