La magia con cables de David Maestro deja al jurado con la boca abierta