El espectacular juego de manos de Florian, que hace aparecer y desaparecer CDs en milésimas de segundo