La magia de Tomás emociona a Risto y deja sin palabras al resto del jurado