¡Olé, olé y olé! El arte de Minisolera no se puede aguantar