El monólogo de Ristito de la Bahía pone a Risto a sus pies: “Te espera un gran futuro, tío”