Sergio muestra la parte oscura del bailarín a través de una coreografía desgarradora y hermosa