Lydia, muy servicial con Yago