Sindi y Azu, ¿diferencias irreconciliables?