Sindia y Sergio no se dirigen la palabra