Los concursantes entran 'en pánico': la casa se blinda y deberán vivir en un búnker