¿Quién será el próximo expulsado? Los porcentajes, más ajustados que nunca