Liz y Carlos, ¿una discusión imaginaria?