Ivonne y Sergio, un San Valentín de película