Eiden, un chico transgénero que ha hecho “magia en el escenario”, consigue el ticket dorado