El primer exoesqueleto pediátrico, un hito que ya hace sonreír a niños como Álvaro o Víctor