La realidad de las favelas, llevada al cine por sus propios habitantes