Entra en vigor el nuevo contrato de alquiler: hasta los siete años y vinculado a la subida del IPC