El negocio tras los impuestos a las hipotecas: 600 millones de euros están en juego