Los perfiles que más se necesitarán tras la crisis del coronavirus: el e-commerce a la cabeza