Los menores de 30 no llegan a mileuristas y se van de casa menos que hace una década