Dos veteranos de guerra de 99 años superan el coronavirus y se convierten en un símbolo de lucha