Martin Luther King, el hombre que soñó que negro no era un insulto