El Gobierno de Sri Lanka cree que el atentado es una venganza por el asesino del videojuego de Nueva Zelanda