Nada es igual desde el 11S: el impacto de los atentados sigue presente dos décadas después