Unas 40 ciudades de EEUU imponen el toque de queda debido a los disturbios por la muerte de George Floyd