Israel, el ejemplo mundial de vacunación, vuelve a ponerse la mascarilla al aumentar los contagios