Macron anuncia un segundo confinamiento para Francia y avisa de que la segunda ola será más mortífera