La muerte de un voluntario no frena la vacuna de Oxford