Las protestas contra el racismo se extienden fuera de Estados Unidos