Agravan los cargos contra el agente responsable de la muerte de Floyd e imputan a los otros tres policías