La sanitaria de EE.UU. sufre la misma reacción a la vacuna de Pfizer que los dos británicos