Semana Santa confinados: Jerusalén vacía, Notre Damme se abre y un Papa sin fieles