El capitolio de EEUU, cerrado después de que un coche arrollara a dos policías: el conductor y un agente han muerto