Las revueltas en EE.UU. sitian la Casa Blanca y suman ya cuatro muertes