Trump se blinda ante los casos de coronavirus en la Casa Blanca mientras sigue apostando por la reapertura