En brazos de sus compañeros, así salieron dos agentes de las ratoneras de los radicales en Barcelona