Arranca la campaña más corta de la democracia con el reto de movilizar a un electorado harto